MONICIONES

Domingo de PENTECOSTÉS.  Ciclo A

Color: ROJO

Domingo, 31 de mayo de 2020

CITAS BÍBLICAS

  • Primera lectura: Hch: 2,1-11: De repente, un estruendo… hizo estremecer todo
  • Salmo Responsorial: 103: Yo me alegraré con el Señor.
  • Segunda lectura: 1 Cor 12,3-7.12-13: Somos muchos, pero formamos un solo cuerpo.
  • Evangelio: Jn 20,19-23: Como el Padre me envió, los envío yo a ustedes.

 

Monición de entrada

Muy buenas (noches, días, tardes).  Hoy celebramos la fiesta de Pentecostés.  Creo en el Espíritu Santo, decimos en la profesión de fe.  Y creer en el Espíritu Santo supone un estado permanente de revisión y renovación.  Pentecostés es un buen momento para darnos cuenta quién manda en nosotros, en nuestro ser.  Veamos ahora a luz de la Palabra y del encuentro eucarístico si nuestra vida está orientada por el Espíritu de Cristo o por el espíritu individualista y consumista de nuestra sociedad post-moderna.

Primera lectura: Hechos de los Apóstoles: 2, 1-11

Escucharemos un texto del libro de los hechos de los apóstoles, en el cual Lucas pretende describir el acontecimiento más importante después de la Ascensión: la venida del Espíritu Santo.  Esto significa el punto de partida de la misión universal de la Iglesia.  Dios nos envía nos equipa para proclamar la Buena Nueva.

Segunda lectura: I Carta de Pablo a los Corintios 12, 3b-7.12.13

La comunidad de Corinto, a la que Pablo le escribe en esta ocasión, está pasando por dificultades: hay divisiones entre sus miembros.  La lectura que ahora escucharemos nos ayudará a discernir si las formas de nosotros enfrentar las dificultades son o no del Espíritu de Cristo.

Tercera lectura: San Juan: 20,19-23

El Evangelio de hoy, narrado por San Juan, nos presenta una escena de aparición.  Jesús deseándonos la paz y enviando a los suyos el don del Espíritu y enviándonos a todos los rincones y cada corazón para atar y desatar.

Oración Universal

A cada invocación, respondan, por favor: “Danos Vida, Señor, con tu Espíritu Santo”

Por la Iglesia, extendida por todo el mundo; para que, impulsada por el Espíritu Santo, permanezca atenta a lo que sucede en el mundo, haga suyos los sufrimientos, alegrías y esperanzas de los hombres de nuestro tiempo, intuya los signos caritativos que debe realizar y así pueda iluminarlo todo con el Evangeli0, roguemos al Señor.

Por todos los pueblos y razas en la diversidad de culturas y civilizaciones; para que el Espíritu Santo abra los corazones de todos al Evangelio, proclamado en sus propias lenguas, y lo guíe hasta la verdad plena, roguemos al Señor.

Por nuestro mundo de hoy, sujeto a cambios profundos y rápidos; para que el Espíritu Santo, que abarca la historia humana, promueva la esperanza de un futuro mejor y vislumbremos el gran día de Jesucristo, roguemos al Señor.

Por los jóvenes; para que, guiados por el Espíritu Santo, puedan responder con generosidad a la llamada del Señor en la vida religiosa y sacerdotal, roguemos al Señor.

Por este año dedicado a la Eucaristía para que crezca en nosotros la devoción a Jesús Sacramentado, roguemos al Señor.

Por nosotros, aquí reunidos; para que, iluminados y fortalecidos por el Espíritu Santo, demos testimonio de nuestra fe, roguemos al Señor.

ORACIÓN:

Nuestra oración comunitaria y personal, Padre de todos,

es hoy de bendición, acción de gracias, alabanza y gozo

por los signos de la presencia de tu Espíritu en el mundo.

Perdona, Señor, nuestra ineficacia de cristianos cobardes,

y danos la fuerza de tu Espíritu para anunciar hoy a Cristo

como esperanza de la humanidad y verdad que vence la mentira,

como paz y libertad que fundamenta la dignidad humana,

como vida que supera la muerte, el desamor y la opresión,

como amor y fraternidad que derrotan al odio y la violencia,

como única liberación, capaz de crear personas libres que aman.

Ven, Espíritu divino! Llena los corazones de tus fieles

y enciende en ellos el fuego perenne de tu amor.

Amen.


 Escúchenos en Vivo