XIV Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo B

XIV Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo B

II Semana de la Liturgia de las Horas

Color: VERDE

4 de julio de 20214 de julio de 2021

  • Primera lectura: Ez 2,2-5: Un profeta en medio de la cautividad.
  • Salmo Responsorial: 122: Nuestros ojos están en el Señor, esperando su misericordia.
  • Segunda lectura: 2Cor 12,7b-10: Cuando me siento débil, soy fuerte.
  • Evangelio: Mc 6,1-6: No podían creer en él.

Cuando soy débil, entonces soy fuerte - Creer en lo nuestro

Por Neptali Díaz Villán

Cuando soy débil, entones soy fuerte: Al fin ¿qué? ¿Somos débiles o somos fuertes? ¿Somos dioses en la tierra, como dijo Pico de la Mirandolla o somos viles gusanillos que se revuelven en el lodo, como dijo Martín Lutero? ¿Somos señores de la tierra y Dios nos puso para dominarla, como dice el libro del Génesis (1,28s), o no somos más que un soplo y nuestra vida es una sombra que pasa, como dice el salmo 39(v. 7)?

Pienso que somos, sencillamente, humanos, con fortalezas y debilidades; susceptibles a los accidentes del mundo y con capacidades para transformarlo. Subvalorarnos como seres humanos no sólo sería un maltrato para nuestra humanidad sino también una ofensa para Dios porque estamos hechos a su imagen. Pero recordemos que no somos dioses todo-poderosos. Cada vez que nos comportamos como dioses, terminamos masacrando, exterminando y anulando a algunos o a millones de seres humanos. La filosofía del hombre “Dios en la tierra” y Señor de las cosas de Fichino y Pico, completada con la “del súperhombre” de Nietzsche y otras por el estilo, han ayudado para hacer del hombre postmoderno un consumidor rapaz, planetófago y contaminador del medio ambiente. Capaz de marginar, explotar y exterminar a sus congéneres para sentirse vivo, cómodo y feliz.  Muchas veces la serpiente nos ha engañado y hemos caído víctimas de nuestra inseguridad ontológica y de nuestros vacíos afectivos que nos exigen tener poder para sentirnos seguros y dignos de ser amados.

El llamado filósofo del pensamiento débil, el italiano Gianni Vattimo, propone debilitar el ser, o sea, dejar de atribuirle características fuertes (desde todo punto de vista) para reconocerlo, en cambio, ligado al tiempo, a la vida y a la muerte. Según Vattimo, sólo así será posible la emancipación humana, la progresiva reducción de la violencia y de los dogmatismos.

Pablo, en su Carta a los Corintios (segunda lectura), nos comenta su experiencia sobre la debilidad. Según Pablo, es en la debilidad (enfermedades, injurias, privaciones, persecuciones…) cuando reconocemos con más facilidad nuestra necesidad de Dios. Por eso dice: “cuando soy débil entonces soy fuerte”. Esto nos suena paradójico, como muchas otras cosas en el camino de Jesús. ¡Pero así es! Vivámoslo y veremos que así es: Cuando nos despojamos de todas nuestras falsas seguridades, cuando reconocemos que estamos limitados por el tiempo y el espacio, que nuestras debilidades internas y las amenazas externas nos afectan; cuando ante nuestras debilidades, caídas y dolores, en vez de maldecir por la “mala suerte” nos abrimos a la gracia de Dios, experimentamos una fuerza poderosa que nos hace resistir, perseverar y levantarnos. Entonces comprenderemos por qué dijo Pablo: “Cuando soy débil, entonces soy fuerte”. Porque así es.

 

Creer en lo nuestro: En uno de mis viajes por tierra, el autobús paró para que los pasajeros descansáramos y tomáramos algo. - “Qué lindo ese muchachito”, le comentó la abuela a la nieta con quien viajaba, contemplando a un bebé mulato a quien le daban seno en un rincón de la cafetería. - “No me gustan los morenos”, le respondió la joven mientas tomaba su café. Aunque la piel de la joven era bastante clara y sus ojos verde oscuro, su nariz chata y su pelo rizado, dejaban ver algún gen africano. - “No hables muy duro, mijita, que en esta tierra todos somos hijos de indios patirrajados, negros esclavizados y españoles ladrones”, añadió la  abuela, una mujer pequeña con los ojos indios.

En el choque desigual de culturas que se dio en nuestro continente, hay que reconocer el gran  legado histórico, cultural y religioso, entre otros elementos positivos. Pero no podemos olvidar los desastres, persecuciones y muertes; la esclavitud y las costumbres malsanas que quedaron. Me atrevería a decir que entre lo más desastroso quedó fue el habernos hecho creer que los indígenas hacían parte de una subcultura, casi unos subhombres y que todo lo de ellos era “sub” porque la civilización venía de los blancos europeos. Religión, cultura, organización social, deportes, la identidad misma de la persona, llevaban el prefijo “sub”.

Y lo más triste es que nosotros, los hijos de esa danza del mestizaje latinoamericano, creímos ese cuento. No pocas veces he escuchado epítetos tales como: “indio cochino”. “¿Usted por qué es tan india conmigo?”. “Eso tan poca cosa lo tiene cualquier indio”… 

Hasta hace unos años casi todos los gobernantes latinoamericanos tenían rasgos europeos. El mismo pueblo mestizo ponía su confianza en las mismas familias que lo habían explotado y lo tenían sumido en la miseria. No sé si sea peor esclavizar o permitir que la esclavitud reine eternamente y adquiera nuevos ropajes con la complicidad de los esclavos. Creo que lo peor no es que esclavicen, que haya violencia, violación de los derechos humanos y todo tipo de injusticias en nuestros pueblos. Lo peor sería acostumbrarnos, perder nuestra capacidad de asombro ante el maltrato a la dignidad humana y aún ante nuestro propio dolor. Creer que todo eso es normal debido a nuestra incapacidad para solucionar nuestros problemas y que necesitamos una invasión como la de Afganistán o la de Irak, para superar nuestros conflictos. (¡Qué “bella” solución!).

Así como en el pueblo de Jesús, aquí nos cuesta valorar y creer en lo nuestro. No pocos corren tras líderes exóticos, con una lengua mal pronunciada, o por su claro acento extranjero. - “Éste debe saber mucho porque es extranjero”. - “Éste nos va a sacar del problema porque estudió en Yale, en la Sorbona o en Comillas”.

Como bien decía Cervantes: “es de bien nacidos agradecer”. Hay que agradecer el valioso aporte  de muchos extranjeros en áreas como la ciencia, la cultura, las humanidades, la defensa de los derechos humanos y la fe por supuesto, entre otros campos. ¡No todos vienen a robar! Pero es muy triste que a muchos talentos los rezaguemos sólo porque cometieron el gran pecado de haber nacido aquí, por ser de los nuestros. Eso demuestra una baja autoestima personal y social que detiene el crecimiento integral de los pueblos.

Jesús vivió esta misma situación: - “¿Y éste de dónde salió? - ¿Dónde estudió? - ¿Qué escuela acredita sus discursos? - ¡Si tan siquiera hubiera pasado por alguna escuela de Jerusalén, Antioquía o Alejandría! - Si tuviera algún familiar importante en alguna parte. Pero a sus hermanas y hermanos los conocemos, son de los nuestros, los mismos zarrapastrosos que comen el pan de cebada todos los días porque no tienen más. - ¡Es de los que sólo pueden comer cuando reciben el jornal del día! - No pertenece a ninguna casta privilegiada ni hay en su familia tradición de sabios, gobernantes, o algo por el estilo”… 

Jesús no fue valorado por sus paisanos que no creyeron en él, pues “lo conocían”, creían conocerlo. ¡Lo vieron crecer y no era mayor cosa! No hubo ningún niño haciendo palomitas de barro y soplándolas para que salieran volando, como nos cuenta algún evangelio apócrifo, de los tantos que aparecieron después del siglo primero, entre ellos el de Judas muy comentado en estos días.

Fue un niño más del montón, que jugueteó descalzo y desnudo como los demás, que le ayudó a cargar el agua a su mamá e hizo los mandados. Fue un joven común y corriente que hizo trabajos manuales.[1] Sus paisanos saludaron sus manos rudas, muchas veces lo vieron lleno de ripio y mugre, sudado con las faenas del día y comiendo el pan con el sudor de su frente (nada que ver con los dibujos de rasgos afeminados que algunos pintores han plasmando en los lienzos desencarnados). Para los paisanos que lo conocían estaba hecho para el trabajo, no para obrar signos de poder ni para enseñar con sabiduría. ¡Y claro! No pudo hacer allí mayor cosa, pues no creyeron en él, le tocó irse con “su cuento” para otra parte.

A pesar de que los judíos eran tan nacionalistas, muchos habían adoptado algunas costumbres romanas y trataban de seguir el paradigma del hombre feliz propuesto por Roma. Tal vez sea cierto aquello de que “el opresor tenga un no sé qué que les encanta a los explotados por su mentalidad esclavizada y su espíritu encadenado”. Es posible que aún conservaran algún gen que los hacía añorar las cebollas de Egipto. ¿Nos pasará lo mismo?

Pero ahí en medio de la pobreza y de la debilidad humana, contra todos los pronósticos de “los especialistas” en juzgar quién sirve y quién no, Jesús nos dio Palabras de vida eterna. Su autoridad no radicó en lo pomposo de sus vestidos ni en los títulos de las mejores escuelas antiguas. Su autoridad estuvo fundada en el Espíritu que siempre lo acompañó y en la vida coherente como ser humano e hijo del Padre Dios.

Nos queda más fácil creerle a alguien que venga de Roma, del Tibet, o del Lejano Oriente. Nos queda más fácil atender las manifestaciones espectaculares del artista de moda, que hoy florece y mañana se seca. Nos queda más fácil seguir los modelos de la TV y soñar a ser como ellos, ignorando el drama que esconden detrás de sus rostros “siempre sonrientes y felices”.

Nos hace falta aprender a descubrir la voz de Dios entre los nuestros y aprender a reconocer sus pasos firmes en medio de nosotros. Nos hace falta verlo con su ropaje común y corriente; cuando come en la fonda del barrio y toma el autobús para llegar al trabajo. Cuando hace fila para reclamar su salario y cuando pelea porque no le han pagado lo justo, o sencillamente porque no le han pagado.

Nos hace falta ver en las manos ásperas del trabajador, las manos de Dios que sigue obrando signos ignorados por los especialistas de Dios. Necesitamos  creer en nuestros valores, en nuestros niños, en nuestros jóvenes, en nuestros líderes que demuestren ser honestos y veraces. Necesitamos creer en nuestra capacidad para transformar la historia contando con nuestra debilidad y con la gracia de Dios. Necesitamos estar atentos al paso de Dios por nuestra vida, reconocer a nuestros profetas y asumir nuestro compromiso profético que todos hemos recibido en el bautismo. No dejemos que Jesús pase de largo y le toque irse con su cuento para otra parte.

 

Oración

Oh Dios, Padre, te damos gracias por todas las bendiciones recibidas. Gracias por toda la riqueza espiritual, por la inteligencia, por la voluntad y por todas las cosas bellas con las cuales nos has dotado. Reconocemos que todo lo recibimos de ti; para ti sea la gloria, el honor, la adoración. Esto que nos diste queremos ponerlo al servicio del Reino, de la construcción de una mejor humanidad, de la dignificación de la vida.

Reconocemos nuestra fragilidad humana y nuestra necesidad de ti. No somos perfectos, no somos todopoderosos, no tenemos todo el conocimiento, somos limitados… Tenemos mucha riqueza y tenemos también limitaciones. Recibimos muchas bendiciones de ti, pero seguimos siendo seres necesitados. Por eso nos refugiamos en ti con confianza, con humildad, compartiendo la misma realidad de muchas personas.

Danos la fuerza de tu Espíritu para valorarnos como seres humanos, como hijos tuyos y para valorar a los demás. Para descubrir tu presencia en medio de nosotros, en nuestros seres queridos, en nuestros vecinos, en nuestros hermanos de comunidad, en nuestro prójimo. Nos abrimos totalmente para que tu gracia nos transforme y podamos, como auténticos hijos tuyos, seguir el camino de Jesús hasta la plenitud de la vida. Amén

 *********

[1]  La palabra griega téktôn, algunos la traducen como carpintero. Podría ser pero no exclusivamente. Es más exacto decir que había trabajos manuales como carpintería, construcción y arreglo de casas, un “todero”, un rebuscador.

Preguntas y comentarios

raya2

Liturgia del Domingo

Lecturas     Moniciones     Homilía     Audio evangelio de hoy 

Feria de la Semana

Lecturas        Moniciones        Homilia

Reflexionando con el Diác. Billy Váldez

click2

raya2

Hechos que son noticias:

raton

 Papa Jesus nos acomp 25 de junio de 2021

El Papa: Jesús nos acompaña en el camino del conflicto a la comunión

religiosos sanitarios23 de junio de 2021Los religiosos sanitarios se plantan ante la Ley de Eutanasia: “No aceleraremos la muerte de nadie”

Papa Francisco a las personas mayores 22 de junio de 2021El Papa Francisco a las personas mayores: "Eres necesario para construir el mundo de mañana"

Francisco recuerda a los diáconos que son «los custodios del servicio» en la Iglesia, no «medio sacerdotes» ni «monaguillos de lujo»

Ntra Sra del Perpetuo Socorro 2

Fiesta Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

El escándalo de Manolín

José Gabriel Vera: “Una Iglesia que no comunica no es Iglesia”

Los laicos en la Iglesia

raya2

 

diosbendiga

 Portada guia julio 2021 1Itinerario de Evangelización 2021

TEMA DEL AÑO:Un pueblo discípulo misionero de Jesucristo, que acoge y vive el Reino de Dios en conversión permanente”

LEMA DEL AÑO: “Acojamos y vivamos el Reino de Dios en permanente conversión”

Julio:

Lema: Traten a todos con equidad” (Col 4,1)

Valor: EQUIDAD
raya2

Billy Valdez 22 9 2020comp3829 694 1948. Anote este número. Y este correo.e: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y escríbanos para mantenerse informado de las novedades y actualizaciones de esta página  ¿Le gustaría recibir nuestro boletín semanal por correo electríco? suscríbase entrando aquí.

4 de julio de 2021Queremos orar contigo, llena el siguiente formulario y estaremos orando por ti y tus necesidades. Dios es quien hace la obra, nosotros te acompañamos clamando por ti: https://www.reflexionandolapalabra.com/index.php/oracion

Visite la Parroquia San Ramón Nonato

EstadisticasContador de visitas:

 Esta página es dirigida por el Padre Domingo Vásquez Morales


 Escúchenos en Vivo