XI Domingo. Tiempo Ordinario

35Ordin11

 

Color: VERDE

Domingo, 14 de junio de 2020

 

CITAS BÍBLICAS

 

-          1ra lect.: Ex 19, 2-6a

-          Sal 99

-          2da lect.: Rom 5, 6-11

-          Evangelio: Mt 9, 36-10,8

 

Neptalí Díaz Villán


OBREROS PARA LA VIÑA

La experiencia con lo sagrado que tuvo el pueblo de Israel, nos muestra a un Dios que se identificó siempre con la causa de un pueblo libre, próspero y en paz, cuyo hilo conductor debía ser la justicia y el derecho, en alianza con Él.

Un Dios que no hizo alianza con el poderoso imperio egipcio sino que escuchó el clamor de los esclavos y los condujo a la libertad, simbolizada en la figura de la tierra prometida, una tierra que mana leche y miel.

Recordemos que la tierra para el pueblo de Israel es algo muy sagrado porque le pertenece a Dios; por tal motivo no se puede convertir en un instrumento para dominar y someter a otros. Debe ser para habitarla, cuidarla y cultivarla comunitariamente de manera que los frutos se recojan y sean compartirlos con los demás para que nadie pase necesidades.

Esta utopía se vivió en el pueblo de Israel durante el tiempo de los jueces, hasta que, por una parte, éstos últimos se corrompieron y por otra, algunas personas empezaron a acumular tierras y a despojar a sus vecinos de las suyas para pastar sus ganados. Entonces se impuso la monarquía y la lucha por el poder; se debilitaron internamente y fueron presa fácil de las invasiones, las deportaciones y las colonizaciones.

En este contexto, el sacerdote, es decir, quien ofrece el sacrificio, es un personaje central en la estructura organizativa de cualquier religión. Todo el pueblo de Israel debía ser sacerdotal, es decir, todos, cada uno de los miembros del pueblo ofrecían sus vidas como sacrificio a Dios; su manera de vivir en justicia, misericordia y santidad debía ser el principal sacrificio a Yahvé. Pero ese pueblo que quiso ser reino de sacerdotes, nación santa y rebaño de Dios, en el tiempo de Jesús estaba sumido en una profunda crisis en todo sentido.

El evangelio nos representa la situación del pueblo: extenuado y abandonado, como ovejas que no tienen pastor. El empobrecimiento, la esclavitud, el sometimiento y la persecución a muerte a todo tipo de resistencia o inconformismo eran el pan de cada día.

Por su parte los líderes sociales, religiosos, políticos, ideológicos, intelectuales, etc., es decir los pastores que debían conducir al rebaño por buenos pastos, en su gran mayoría estaban amañados con el poder romano que les permitía tener ciertos privilegios, sin importar la suerte de pueblo. Lo que abundaba eran los falsos pastores que se comportaban como tiranos con sus mismos hermanos. Lo mismo sucedió en los campos de concentración nazi, donde los judíos que el ejército alemán nombraba como capataces, eran más tiranos con sus paisanos que los mismos nazistas. Así mismo ocurre en muchos de nuestros países, donde un gran número de connacionales hacen alianzas con empresas o países extranjeros para tumbar el país. Basta dar una mirada a los miles de contratos en los que nuestros pueblos han terminado perdiendo y pagando los malos negocios hechos por “nuestros líderes”, falsos pastores que mantienen su status a expensas de la miseria de todo el pueblo, especialmente de millares de hermanos nuestros que viven cansados y agobiados, como ovejas sin pastor.

Jesús de Nazareth que perteneció al pueblo-pueblo, que experimentó la dura realidad y vivió en carne propia lo que significó pasar aprietos y humillaciones, no fue ajeno al dolor de la gente. Toda su vida fue movida por la compasión, es decir, por el dolor más profundo de su ser ante el dolor del otro.

Él no le jugó al paradigma del hombre próspero, exitoso y feliz, cuyo dios confort no le permite sentir con el que sufre; ni fue un oportunista que aprovechara el dolor de la gente para ganar popularidad prometiendo soluciones mágicas. Su amor por la humanidad no fue un amor romántico sino un amor compasivo que lo llevó a reaccionar ante la humanidad caída que sufría y penaba el duro caminar hacia un rumbo desconocido.

Aunque conocía y sufría por dicha realidad espinosa, Jesús no fue un profeta de la desgracia o un ave de mal agüero que anunciara la calamidad, la catástrofe o el castigo de Dios por los pecados de la humanidad. Ante la dura crisis que pasaba su pueblo, no metió la cabeza dentro de la tierra para no ver la realidad, ni se sentó a llorar y a lamentarse por la desgracia de su pueblo. Vio la realidad, la sufrió, la denunció, la enfrentó y reaccionó frente a ella. Vio más allá del horizonte, descubrió las oportunidades y ofreció alternativas.

Y las presentó de una manera muy pedagógica, como un gran maestro que era. Vio la realidad como una finca con abundante cosecha, pero con pocos obreros comprometidos con la recolección. Como un buen judío con una religiosidad profunda, Jesús entendió que el dueño de la tierra, de la vida, de la mies era Dios, así que había que pedir al dueño de la mies que enviara obreros a su cosecha.

Jesús no se sintió dueño de la mies, se sintió obrero, y llamó a doce discípulos para ser también obreros como él y les invitó a orarle a Dios, el dueño de la mies, para que enviara más obreros a recogerla.

Es importante saber, que doce es un número simbólico que representa la restauración del pueblo, el proyecto utópico de las doce tribus de Israel. Jesús retoma y continúa el proyecto salvífico de Dios con el pueblo esclavizado en Egipto, al que condujo, como las águilas levanta a sus pichones (Ex 19,2-6ª), a la tierra prometida. A esos discípulos los envía (apóstol significa enviado), para curar y restaurar la salud física, psicológica y espiritual, para devolver la esperanza y las ganas de vivir a un pueblo sumido en la desesperanza.

El reduccionismo ritualista en el que muchas veces hemos caído los cristianos, nos ha llevado a limitar esta invitación de Jesús, a tan solo orar por las vocaciones sacerdotales y misioneras, para que prediquen y celebren misa. ¿Pensamos nosotros que ser obreros de la mies es tarea sólo de los curas y de las monjas, o, aceptamos la invitación de ser obreros de la mies?

Es cierto que, hoy como ayer, hay personas que sólo buscan ser prósperos y exitosos para tener una gran capacidad de consumo, según lo exigen los paradigmas actuales. Hoy reina, como dice Jon Sobrino, “el individualismo como forma suprema de ser, y el éxito como verificación última del sentido de la vida, mientras la fraternidad, la compasión y el servicio son vistos como productos culturales secundarios, tolerados, pero no promovidos”. ¿Cuál es mi opción? ¿Busco solamente alcanzar un éxito individual o me comprometo como discípulo a continuar con el proyecto salvífico de Jesús, a darles la mano a aquellas personas que viven como ovejas sin pastor, sin amor propio, sin sus derechos y sin un rumbo para sus vidas?

Jesús llamó a quienes quiso y no precisamente a los más preparados, capaces, audaces e inteligentes. Llamó a Simón, que en hebreo significa “el que escucha a Dios”, de sobrenombre Pedro, es decir, piedra, por la terquedad en sus asuntos y en sus ansias por un mesianismo triunfalista que lo sacara de pobre. A Andrés, hermano de Simón y pescador como el anterior. A los hermanos Santiago y Juan, hijos del viejo Zebedeo, denominados “boanerges”, es decir hijos del trueno, por la forma violenta como reaccionaban muchas veces. (Cuando en un pueblo samaritano no quisieron recibirlos porque iban de paso para Jerusalén, estos personajes le sugirieron a Jesús pedir que cayeran rayos del cielo para destruir ese pueblo (Lc 9,51-55).

Mateo era recaudador de impuestos, es decir, colaboracionista con el poder romano. Como veíamos hace ocho días (Domingo 10 del tiempo ordinario), odiado y despreciado por todos, y considerado social y religiosamente al mismo nivel que los ladrones, los pecadores, los leprosos y las prostitutas. De Andrés, Felipe, Bartolomé, Tomás, Santiago Alfeo, Tadeo, y Simón el fanático, no sabemos casi nada. Judas, el último de la lista es muy famoso por haber sido el traidor.

Actualmente Jesús nos sigue invitando a ser obreros de la mies; hay mucho por hacer, que nadie se quede por fuera, todos somos convocados, con los distintos carismas, en distintas áreas, pero en últimas, todos para ser obreros de la mies del Señor. ¿Quién da un paso al frente?

Nota: menos mal que Jesús aclaró: “lo que recibieron gratis denlo gratis”. Que no resulte ahora algún vivaracho patentando el evangelio y adueñándose de él. No lo digo por hablar, les muestro algunos ejemplos:

Genetic Technologies Ltd., de Australia, patentó nada menos que el ADN no codificado de todos los seres vivos, incluyendo los

La empresa holandesa Soil & Crop Improvement, negoció una propiedad conjunta de teff (milenaria gramínea parecida al trigo) con el gobierno de Etiopía y la registró como propiedad intelectual suya.

Monsanto consiguió patentar en Europa una variedad de trigo tradicional de la India. La inconcebible patente, contra la que luchan varias entidades, reconoce a Monsanto derechos de autor sobre la harina, la masa y hasta las galletas fabricadas con este peculiar y arcaico trigo.

Yang Menjung, industrial chino, registró como invento suyo un viejo producto reducido a partículas diminutas. El avivato ha patentado 466 hierbas o mezclas de la medicina tradicional de su país mediante el simple expediente de pulverizarlas.

El gobierno de Estados Unidos, promueve la explotación comercial de la biodiversidad aún en parques naturales y lidera la concesión de patentes de seres vivos.

Y por último: El Instituto Mexicano de Propiedad Industrial, permitió que la Virgen de Guadalupe se convirtiera en marca registrada. Durante diez años, las imágenes de la patrona de México son derecho exclusivo de una compañía china[1].

OJO: “lo que recibieron gratis denlo gratis”.

Oración

Padre, autor de la vida, dueño de la mies, te damos gracias por tu presencia salvadora en medio de nosotros. Te damos gracias porque no estamos a la deriva, perdidos en un mar de muerte y sufrimiento definitivo. En medio de realidades duras que vivimos como pueblo, en medio de crisis por las que a veces pasamos como Iglesia, como familias, como personas, sabemos que tú eres el dueño de la mies, y que contamos con tu gracia para reconstruirnos.

Nos abrimos a tu gracia, a tu fuerza, a tu Espíritu, para que podamos trabajar y transformar la realidad, de manera que construyamos nuestra propia realización, plenitud y felicidad. Que descubramos tu ayuda generosa en la lucha de cada día, para que enfrentemos nuestros obstáculos con energía, con fuerza y con pasión, con inteligencia, con sabiduría y serenidad. Bendice nuestro trabajo de cada día para que seamos auténticos obreros de tu mies. Para que descubramos todas las oportunidades que nos ofrece el mundo y las aprovechemos para generar vida a nuestro paso.

Señor Jesús, contamos contigo, en nuestra vida personal, en nuestros planes y proyectos, en nuestros hogares, en nuestras comunidades. Contamos contigo. Cuenta con nosotros para ser continuadores de tu proyecto, para ser obreros generosos y entregados a tu Causa.

 

Amén.

 

XI Domingo del Tiempo Ordinario. Cicla A

Lecturas        Moniciones

Itinerario de Evangelización 2020

 

VALOR DEL AÑO:

Un pueblo discípulo misionero, que tiene una experiencia personal y comunitaria con Cristo, Palabra encarnada”

 

LEMA DEL AÑO:

“Con Jesús, Palabra encarnada, nuestra vida será transformada”

 

Lema del mes:

 “Reconocieron a Jesús al partir el pan” (Lc 24,31)

 

Valor del mes:

EUCARISTÍA

 

Visítanos en Facebook

[1]SAMPER Daniel. En: El Tiempo, Junio 30 de 2004.

 


 Escúchenos en Vivo