XXI Domingo. Tiempo Ordinario. Ciclo A (Neptali)

XXI Domingo. Tiempo Ordinario. Ciclo A

23 de agosto de 2020Color: VERDE

Domingo, 23 de agosto de 2020 

Citas bíblicas:

-         1ra lect.: Isaías 22, 19-23

-         Sal 137

-         2da lect.: Rom 11, 33-36

-         Evangelio: Mt 16, 13-20

 

Neptalí Díaz Villán

 

"Jesús el Cristo"

El profeta Isaías: Isaías, a diferencia de muchos profetas, no fue antimonárquico porque creció en un ambiente en el cual la monarquía había empezado a ser parte de la cultura y se tenía por normal. Además, él no fue de familia pobre; desde joven tuvo la oportunidad de hacer parte de la cohorte y del palacio real y participó de las reuniones y banquetes oficiales. ¿Qué le pasó a Isaías? Comprendió, como dijo A. Camus que “en este mundo hay plagas y víctimas y hay que negarse tanto como le sea a uno posible, estar del lado de las plagas…”[1] que “uno no puede ponerse del lado de los que hacen la historia sino al servicio de los que la padecen.”[2]

Eso fue lo que hizo, y por eso se convirtió en un problema para los “servidores públicos”, porque les recriminó la ostentación en la que vivían mientras el pueblo pasaba necesidades. Por esto el rey Ajaz lo expulsó del Palacio.

El oráculo de Isaías que hoy compartimos posiblemente pertenezca al tiempo de la primera deportación a manos de los babilonios ocurrida en el año 497 a.C.
Recordemos que en esa primera deportación fueron exiliados los miembros más prestantes de la sociedad y llevados a las ciudades y campos de la antigua Mesopotamia. La silla del rey en ese momento estaba vacía, razón por la cual Sobná estaba a cargo de la administración.

Sobná tenía las llaves, pero no era el Rey. Sin embargo, en ausencia del rey ostentó la banda real y supo utilizar muy bien el puesto para sus mezquinos intereses. Isaías que conocía muy bien esa “joyitas reales”, denunció sus arbitrariedades, la corrupción existente en las instituciones monárquicas y la decadencia de la cohorte.

Para Isaías era claro que tarde o temprano terminaría todo ese poder sostenido a base de explotación y miseria dela gente a quienes les violaban sus derechos y su puesto lo ocuparía una persona capaz de servir. SOS: ¿Dónde está ese servidor? Necesitamos convertirnos en servidores y saber elegir a nuestros líderes para que esto no se quede en un sueño quimérico.

 

Jesús, el Cristo: En continuidad con el evangelio de hace 15 días, este fragmento del Evangelio fue elaborado a la luz del Acontecimiento Pascual. Es decir, digámoslo claramente, este texto no es histórico: no es seguro que Pedro haya proclamado en presencia del Jesús histórico que era el Mesías; Jesús no fue el fundador de una Iglesia como institución y muchos menos nombró a Pedro como monarca de una nueva dinastía. ¿Entonces lo que dice el texto es mentira? ¡No! ¡De ninguna manera! Aclaremos las cosas pare evitar malos entendidos y para quedarnos con lo fundamental. Es cierto, pero no como muchas veces se ha interpretado pues el Evangelio manifiesta la experiencia de fe de las comunidades primitivas. Así como Jesús descubrió poco a poco su ser y quehacer, también sus amigos y amigas, discípulos y discípulas, en la experiencia comunitaria, fueron descubriendo quién era Jesús.

El relato fue elaborado por las comunidades cristianas para manifestar su fe en Jesús el Cristo (Mesías). Para confesar que la Iglesia estaba inspirada en Jesús y fundada sobre Él, la piedra despreciada por los arquitectos, convertida en piedra angular. Y que el liderazgo eclesial debía estar íntimamente unido a la confesión de fe en Jesús y la disponibilidad para continuar su proyecto salvador.

Esta palabra no puede ser utilizada para legitimar estructuras y regímenes de poder de cualquier tipo: civil, religioso, etc. Es contrario al espíritu del Evangelio utilizarlo para legitimar el monopolio del poder. Lo que vemos es una iluminación para encontrar el sentido de la autoridad, según la propuesta del Evangelio.

Cuando niños, y aún se hace así en algunas partes, nos enseñaron que Jesús era la segunda persona de la Santísima Trinidad, que participaba de la misma naturaleza de Dios, que se encarnó por obra del Espíritu Santo… en fin, y nos aprendimos de memoria y nos “creímos” todo el credo sin saber qué significaba.

Pero el conocimiento de Jesús con sus amigos y amigas fue inductivo. Me explico: De pronto, un día apareció por Cafarnaún, camino a la escuela del Bautista, un muchacho de rostro moreno, tostado por el sol, cabello largo y barba rala, que contaba cuentos, se reía y tomaba vino en la taberna como todos. No era nada del otro mundo, era un campesino artesano de Nazareth que calzaba sus sandalias cosidas por varias partes y sus ropas remendadas; pero sintieron que era agradable estar con él: sus palabras, su amistad, su compañía les hacía experimentar algo diferente; despertaba en ellos la esperanza, la alegría y la dignidad pisoteada por la cruda realidad.

Con él descubrieron que los zarrapastrosos pescadores trabajadores de Zebedeo, olorosos a pescado, que Mateo el “perro” publicano cobrador de impuestos, así como las putas que todos despreciaban y señalaban, aunque con frecuencia utilizaran sus “servicios”, todos y todas, hombres y mujeres, eran personas hijas de Dios, con las que valía la pena “perder” el tiempo: contarles un cuento, escuchar los suyos, compartir una sopa de pescado, participar en una boda, tomar parte en sus fiestas y trabajar juntos. Así que se hicieron amigos, buscaron otros que no le hacían juego a la indiferencia homicida, roedora de conciencias y se metieron en “la locura” de construir el Reino de Dios.

Descubrieron en él un hombre que denunciaba enfrentándose a la plaga que tenía el poder en sus manos y anunciaba el Reino para todos, continuando así el ministerio de Isaías y todo el movimiento profético de Israel. La gente descubrió en él un profeta y era cierto, pero les faltaba algo más. No sabemos con certeza si cuando lo asesinaron había comprendido con claridad su misión mesiánica o sencillamente murió como profeta (sobre esto los especialistas no se han puesto de acuerdo). Sabemos que sus discípulos se entusiasmaron con él, pero cuando lo mataron, vieron sumergidas todas sus esperanzas.

Fue la Pascua (Resurrección) la que les hizo experimentar, como dice Pablo (Rom 11,33-36 – segunda lectura) el abismo de generosidad, sabiduría y conocimiento de Dios, sus insondables decisiones e irrastreables caminos. La Pascua les dio a conocer que ese hombre sencillo, amigo de todos, defensor de la vida, luchador por el Reino, vencido por el poder corrupto, pero resucitado por Dios, era el Mesías (El Cristo).

La Pascua les hizo comprender que no era el Mesías que esperaban: triunfalista, nacionalista y prepotente, sino una persona al servicio de las más profundas y universales causas humanas. La Pascua les hizo comprender que, así como lo hizo el Señor y Mesías, los discípulos y discípulas debían continuar la construcción del Reino, con la convicción de que ni el poder del infierno impediría que algún día se pueda ver una humanidad nueva, regida por valores distintos.

La Pascua les hizo comprender que los líderes en la Iglesia (Pedro), sólo pueden tener las llaves del Reino después de confesar a Jesús como Mesías y ponerse al servicio de la comunidad como él lo hizo. Así que el día que sean investidos hay que darles no tanto un solideo para que digan que por encima de ellos solo está Dios, ni un anillo de oro fino con incrustaciones de esmeraldas para ostentar, ni un gran sillón desde dónde dar órdenes, sino una toalla y una jofaina para lavar los pies a sus hermanos. Les dejo la inquietud…

 

Oración

Señor Jesús, te damos gracias por tu testimonio de amor, de entrega, de generosidad. Por haberlo entregado todo al servicio de una nueva humanidad. Te reconocemos como el Mesías, el salvador, el camino, la verdad y la vida.

Reconocemos que muchas veces tenemos imágenes equivocadas de ti. Cuántos libros, cuántas canciones, cuántas películas, a veces hasta muy piadosas o muy taquilleras, desdibujan el auténtico Jesús que nos revela el amor del Padre.

Te pedimos que la gracia de tu Espíritu nos ayude a descubrir quién eres y cómo puedes actuar y salvar nuestra existencia. Te pedimos que nos des la gracia de reconocerte presente en cada momento de nuestra vida. Que la gracia de tu Espíritu nos ayude a experimentar el abismo de generosidad, sabiduría y providencia del Padre y Madre Dios.

Te entregamos a quienes ejercen autoridad en las comunidades, en los grupos, en las familias, en los pueblos, en la Iglesia. Que la gracia de tu Espíritu los ilumine especialmente para que sean coherentes con ese hermoso ministerio del liderazgo, del pastoreo. Para que sepan aprovechar la autoridad para hacer crecer, para cuidar, para acompañar, nunca para manipular, para maltratar, para enriquecerse… Dales la sabiduría para que sepan cerrar y abrir la puerta cuando es propio, siempre para cuidar y hacer crecer la comunidad.

Confiamos en tus manos nuestras familias y comunidades, nuestros proyectos personales y colectivos. Confiamos en ti, en tu compañía, en la fuerza de Espíritu… Amén.

 

[1]CAMUS Albert. La Peste, Sudamericana S.A.1979.

[2]En: Revista Lecturas de El Tiempo. Fuentes, Carlos. Frente al Poder, 2013. Pag. 10.

raya2

Liturgia del Domingo

Lecturas     Moniciones

Feria de la Semana

Lecturas         Homilía       Audio evangelio de hoy

Itinerario de Evangelización 2020

 

VALOR DEL AÑO:

Un pueblo discípulo misionero, que tiene una experiencia personal y comunitaria con Cristo, Palabra encarnada”

 

LEMA DEL AÑO:

“Con Jesús, Palabra encarnada, nuestra vida será transformada”

 

Agosto

Lema:

 “Donde dos o tres se reúnen en mi nombre, ahí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18, 20)

 

Valor:

Comunidad

Visítanos en:

redes sicuakes facebookFacebook - redes sicuakes instagramInstagram - redes sicuakes twiterTwitter - redes sicuakes you tubeYou tube

23 de agosto de 2020

Queremos orar contigo, llena el siguiente formulario y estaremos orando por ti y tus necesidades. Dios es quien hace la obra, nosotros te acompañamos clamando por ti: https://www.reflexionandolapalabra.com/index.php/oracion

Visite la Parroquia San Ramón Nonato

829 694 1948. Anote este número.     Y este correo.e: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y escríbanos para mantenerse informado de las novedades y actualizaciones de esta página.


 Escúchenos en Vivo