XII Domingo. Tiempo Ordinario

Domingo xiiColor: VERDE

Domingo, 21 de junio de 2020

 

CITAS BÍBLICAS

-1ra lect.: Jr 20, 10-13

-Sal 68

-da lect.: Rom 5, 12-15

-Evan.: Mt 10, 26-33

 

Neptalí Díaz Villán

PONERSE DE PARTE DE JESÚS

Para los romanos y sus seguidores en las distintas colonias, la paz consistía en que el pueblo se sometiera a sus designios: pago de impuestos, aculturación, culto a los dioses imperiales dentro de cada religión y la designación de grandes masas de la población a la esclavitud y al servicio militar obligatorio. Todo aquel que se opusiera a sus propósitos era perseguido, castigado con cárcel, con látigo o con la muerte en la cruz.

 

En el otro extremo estaban los grupos rebeldes, los cuales pensaban que era necesario sacar por la fuerza a los romanos para vivir en paz. Éstos formaban bandas dedicadas a matar a los romanos y a sus aliados, exigían colaboración económica para la causa a los comerciantes, artesanos, campesinos o a cualquier otra persona que tuviera capacidad económica. Su disciplina interna era muy exigente, hasta llegar al sometimiento de la misma persona al grupo y a su causa. Como suele suceder con estas organizaciones armadas, con el tiempo se dejaron picar por “el bicho” del poder y el absolutismo, y terminaron atacando al mismo pueblo por el cual decían luchar. La paranoia se apoderó de su alma y cualquiera podía ser considerado un espía peligroso. Todo aquel que se atreviera a cuestionar alguno de sus postulados o su lógica religioso-político-militar era considerado un sospechoso de colaborar con el imperio y, por lo tanto, culpable de la situación del pueblo, de las frustraciones como grupo y era declarado blanco de ataque, objetivo militar.

 

Jesús, y posteriormente las comunidades cristianas, se comprometieron con el proyecto del Reino de Dios. Se trataba de formar una comunidad humana alternativa, en la cual ninguno se autoproclamara absoluto ni sometiera a otros seres humanos, sino que tuviera a Dios como el Padre (Abbá) y a los demás como hermanos. Una humanidad en la cual los excluidos, los pobres, los marginados, se convirtieran en protagonistas[1], generadores de justicia y fraternidad, en la que fueran posibles la solidaridad, el respeto y la distribución equitativa de recursos. Esta utopía debía lograrse con el trabajo comunitariamente organizado y con la gracia de Dios, que viene por medio de Jesús (segunda lectura).

 

Por su parte los fariseos también querían un mundo distinto, un cambio en las estructuras de la sociedad judía, pero creían que lo conseguirían por medio del cumplimiento estricto de la Ley y de todas las tradiciones de los rabinos. Los romanos querían conservar a toda costa las estructuras, los extremistas celotes, querían el cambio con las armas. Pablo, en la segunda lectura (Rom 5,12-15), denuncia la falsa creencia de poner el énfasis religioso en la ejecución de los deberes cultuales tales como los ritos, las abluciones, las peregrinaciones, etc., así como en el cumplimiento estricto de la Ley. Sólo por medio de Jesús y su lógica de misericordia y solidaridad se llegará a la justicia y a la paz que busca el ser humano.

 

Por su negativa a aceptar la esclavitud o cualquier absoluto fuera del Reinado de Dios, así como por su no aceptación de la violencia y del fanatismo rebelde, Jesús y las comunidades cristianas fueron perseguidos por unos y otros.[2] Muchos seguidores de Jesús, temerosos de las persecuciones, desistieron y se unieron a los romanos, a los rebeldes, a los tantos grupos que existían en Israel, o sencillamente, pasaron a formar parte de la gente inerme que andaba como ovejas sin pastor, esclavizada y con su dignidad pisoteada.

 

La persecución representaba un peligro visible. Pero había otro tipo de riesgo más sutil y devastador: dejarse llevar por el miedo y preferir una vida sometida a los designios absolutistas de los poderosos; y, sobre todo, dejarse llevar por la ideología del poder, la sed de dinero y prestigio (estas fueron las 3 tentaciones de Jesús en el desierto, Mt 4,1-11). Históricamente, sabemos que las persecuciones no lograron acabar con el cristianismo, pues, como bien decían en la aquella época, la sangre de los mártires era semilla de nuevos cristianos.[3]Pero cada vez que la Iglesia se ha dejado picar por “el bicho” del poder, del dinero o del reconocimiento, hemos experimentado la pérdida de sentido como Iglesia, como seguidores y seguidoras de Jesús; hemos visto cómo esto sí tiene poder para destruir con fuego alma y cuerpo. Pensemos en la Iglesia después de Constantino “el Grande”, pensemos en la Iglesia opulenta, ostentosa y unida a regímenes totalitaristas, perseguidora de todo tipo de oposición, promotora de invasiones (cruzadas) e inquisidora.

 

De toda esa historia oscura que no podemos negar, el fallecido papa Juan Pablo II   pidió perdón a la humanidad. Pero no nos quedemos ahí. Pensemos también en nuestro mundo actual y definamos nuestro compromiso con la humanidad de nuestro tiempo. Afortunadamente, hay en nuestra Iglesia y en muchas Iglesias cristianas, testigos fieles de Jesús que se ponen de parte del excluido para construir el Reino. Nosotros ¿de parte de quien estamos? ¿Qué Iglesia queremos construir hoy?  En tiempos de crisis económica, política, religiosa e ideológica como los que vivimos en la actualidad; en esta época de cambio de paradigmas y de megatendencias, que dejan sin pisouna gran cantidadde nuestras fortalezas y pretenden reorientar la vida humana, suele haber mucho campo para el miedo. ¿Dónde nos vamos a ubicar? ¿Al lado de quien nos hacemos para salir bien librados?  ¿Nos unimos a la ideología dominante, aplastante y excluyente, preocupada por acumular y acumular, para consumir y consumir, sin importar que con ello se genere miseria para tantas personas y se acabe con el medio ambiente? Estamos invitados a ponernos de parte de Jesús y su Proyecto: “si uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me pondré de su parte ante mi Padre del cielo. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre del cielo”.

Y son esos miedos cotidianos los que generan preguntas como las que muchos esposos se hacen: ¿Hasta cuándo nos durará la pasión y el amor que hoy nos profesamos? ¿Será que algún día ya no nos soportemos, nos aburra esta misma pareja o sencillamente nos fijemos en alguien distinto? Los padres de familia sienten miedo ante el reto de educar a sus hijos, y otros sufren amargamente al ser testigos inermes de la forma como sus hijos se van por caminos equivocados que los conducen a la infelicidad. Gran cantidad de trabajadores son despedidos de las empresas porque éstas necesariamente tienen que salir de ellos para hacerlas viables y rentables ante un mundo de voraz competencia. Muchos profesionales entran en la lógica de la competencia, de la eficiencia en los resultados, de la perfección y la calidad total en el producto para asegurar su empleo y una buena remuneración, pero se olvidan de cosas tan necesarias como la familia, los hijos, el descanso, la espiritualidad y la alegría de vivir.

 

Vale la pena hacer un alto en el camino y detenernos para pensar ¿Qué tipo de familia queremos construir? ¿Cuál es la opción fundamental en mi vida? ¿Qué ideologías, caminos, tentaciones pueden envolver mi vida, mi familia, mi grupo humano, mi Iglesia y conducirlas a la perdición, al tedio existencial que nos hace infelices? En otras palabras, ¿cuáles son esas cosas que tienen capacidad para matar el alma y conducir el cuerpo a la gehena? Es necesario que estemos alerta antelas continuas amenazas para nuestra vida personal, familiar y comunitaria; pero no tengamos miedo.

 

Problemas, crisis, persecuciones y amenazas son normales en la vida humana. La tentación de desviarnos de camino la tenemos cada día. Estemos alertas, pero no tengamos miedo porque Jesús está con nosotros. Necesitamos estar continuamente en su presencia y dejarnos conducir por su gracia. Orar con la confianza del salmista (Sal 68) que en medio del destierro espera el día en que Dios haga retornar a los cautivos. Orar con la confianza de Jeremías, pues con nosotros está el Señor, “indomable guerrero” y en sus manos ponemos “nuestra causa”, que debe ser la misma causa de Jesús.

 

Oración

Señor Jesús, te damos gracias por tu testimonio de amor, de entrega generosa buscando siempre una humanidad digna, libre y feliz. Gracias por el don de tu vida puesta al servicio de los demás, siempre en relación de amor solidario y compasivo. Gracias por tu Palabra que nos sacude, nos cuestiona y nos invita constantemente a vivir a plenitud. Gracias porque podemos contar siempre contigo en nuestro camino de fe.

 

Reconocemos que algunas veces nos hemos equivocado de camino y que otras veces, con nuestras actitudes, palabras y pensamientos, hemos atentado contra nuestros compromisos vitales y nuestros proyectos fundamentales. Algunas veces hemos bebido el trago amargo de la frustración, del dolor, del sufrimiento. Hemos experimentado la soledad, el peligro, las amenazas constantes a nuestra seguridad personal y comunitaria, y sentimos miedo, y tenemos la tentación de correr, de elegir las mismas decisiones equivocadas… por eso nos refugiamos en ti. Pedimos la fuerza de tu Espíritu para mantenernos fieles a nuestro camino de fe, a nuestra búsqueda constante y oportuna de todo lo que nos dignifica como seres humanos. Te pedimos que nos des la fortaleza para cambiar todo lo que necesitamos cambiar y para reafirmarnos en nuestros compromisos vitales.

 

Confiamos en ti, en tu bondad, en tu amor misericordioso, en la fuerza de tu Espíritu que nos ilumina, nos da sabiduría, nos defiende, nos acompaña y nos conduce a la verdad completa. Amén.

 

[1]“Bienaventurados los pobres en el Espíritu porque de ellos es el Reino de los cielos”(Mt 5,3)

[2]A Jesús, decepcionado por no tomarse el poder violentamente, lo traicionó un rebelde celota (Judas) y lo ejecutó el imperio en la cruz.

[3]“Felices de ustedes, cuando por causa mía los insulten, los persigan y les levanten toda clase de calumnias…” (Mt 5,11)

 

 

XII Domingo. Tiempo Ordinario. Ciclo A

Lecturas     Moniciones

Itinerario de Evangelización 2020

 

VALOR DEL AÑO:

Un pueblo discípulo misionero, que tiene una experiencia personal y comunitaria con Cristo, Palabra encarnada”

 

LEMA DEL AÑO:

“Con Jesús, Palabra encarnada, nuestra vida será transformada”

 

Lema del mes:

 “Reconocieron a Jesús al partir el pan” (Lc 24,31)

 

Valor del mes:

EUCARISTÍA

 

Visítanos en: Facebook - Instagram - Twiter


 Escúchenos en Vivo