Entre aquí para escuchar el Evangelio de hoy

IV Domingo. Tiempo de CUARESMA. Ciclo B

14 de marzo de 2021Color: MORADO o ROSADO

14 de marzo de 2021

  • Primera lectura: 2Cro 36,14-16.19-23: Todos multiplicaron sus infidelidades.
  • Salmo Responsorial: 136: Si me olvido de ti que se me paralice la mano derecha.
  • Segunda lectura: Ef 2,4-10: Nos dio una nueva vida con Cristo.
  • Evangelio: Jn 3,14-21: Entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en él tenga vida eterna.

LUZ - TINIEBLAS

Por Neptali Díaz Villán

La comunidad creyente, desde y para la cual se escribe el Cuarto Evangelio (Evangelio según San Juan), vivió desde sus orígenes en un ambiente de conflicto. Al principio el conflicto era con las autoridades judías que no aceptaron a Jesús y, por el contrario, lo persiguieron hasta matarlo apoyados por Roma. En un segundo momento vivió el conflicto con el imperio romano y, ya en la etapa final de la redacción del evangelio, con algunos miembros de las comunidades cristianas que desvirtuaban el camino de Jesús. En este ambiente de conflicto se resaltan elementos contrarios tales como: luz - tinieblas, creer – no creer, vida – muerte, verdad – mentira.

El objetivo del evangelio es que los interlocutores crean en Jesús como el Mesías y que, creyendo, tengan vida en abundancia. Jesús es presentado como el camino, la verdad y la vida. Su vida es un proyecto para ser creído, vivido y confesado, celebrado, evaluado y anunciado. Creer en sentido evangélico no es la aceptación intelectual de una verdad, es la adhesión a Jesús, la realización de la vida enteramente de cara a Dios y al ser humano, a plena luz del día, sincera y honestamente.

Nicodemo era un senador judío. Hacía parte del Concejo de Ancianos, Sanedrín o Sinedrio.  Era una figura representativa y distinguida. Representaba la oficialidad del mundo judío que ponía el énfasis en el cumplimiento estricto de la Ley y en la participación del culto. Jesús, antítesis de la rígida estructura, presentó otra forma de vivir la experiencia de Dios.

La estructura religiosa judía era elitista y excluyente. Dejaba por fuera a todo aquel que no comulgara totalmente con las prescripciones de rabinos y sacerdotes. Publicanos, pecadores y prostitutas, así como la gran masa de pobres, considerados malditos por no conocer la ley, quedaban por fuera de la “salvación”. La propuesta de Jesús integraba a todo el mundo. Según el evangelio de Jesús, Dios no excluye ni condena a nadie: “Porque tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en él tenga vida eterna y nadie perezca. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo sino para que se salve por medio de él”.

La estructura religiosa judía y los maestros que la sostenían y vivían de ella, tenían pocas razones para buscar un cambio, y, muchas, para conservar las cosas tal como estaban. Ante la estructura religiosa judía, el Evangelio propone la dinámica del Hijo del hombre “levantado”. Levantado en la cruz como signo de lucha por vivir dignamente, recogiendo la memoria de la serpiente que Moisés levantó en el desierto, camino hacia la tierra prometida. Levantado de la muerte, vencedor de la oscuridad, vivo, resucitado y resucitador. Levantado por Dios y sentado a la derecha del Padre. Jesús es la luz que vence la oscuridad y la voz que se levanta para clamar la libertad, la mano que perdona y que ama.

A la luz de Jesús podemos analizar nuestra vida hoy. Jesús debe ser como un espejo en el que podamos mirarnos, autoanalizarnos y descubrirnos, con nuestros aciertos y desaciertos. La luz de Jesús nos ayudará a ver nuestra realidad para contemplarla y admirarla, y a la vez, para revisarla y cambiarla. La luz de Jesús nos ayudará a descubrir el pecado que hay en nosotros y el camino hacia la renovación. Como dijo Pablo: “Dios rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, estando muertos por los pecados nos ha hecho vivir por Cristo”. (Ef 2,4-5 – 1ra lect.).

En este campo la actitud que amenaza gravemente al ser humano es la obstinación en el mal. O sea, cuando pudiendo seguir la luz, “elegimos” la oscuridad.

  • “Conócete a ti mismo”, le dice Mafalda a Felipito.
  • “Conócete a ti mismo, conócete a ti mismo… No… mejor no lo hago…   ¿Qué tal que no me guste a mí mismo?” (QUINO)

No es fácil pasar de la oscuridad  a la luz. No es fácil reconocer que nos equivocamos, que nos falta madurar y que no amamos con pureza, que guardamos intereses egoístas y que muchas veces actuamos movidos por resentimientos. Pero si nos dejamos iluminar por la luz de Jesús, seremos testigos del amor misericordioso de Dios. Porque Dios es Dios en tanto que ama y por su misericordia nos salva.

Nosotros seremos verdaderos seguidores de Jesús cuando nos dejemos salvar y amemos como él nos amó. La salvación, siguiendo la segunda lectura, no es fruto del esfuerzo humano sino de la gracia; no es sólo cultivo espiritual, es don de Dios. Pero es necesario abrir nuestra vida a la luz, aceptarla y preferirla. Aunque la salvación es un regalo de Dios y nadie se salva porque haga más o haga menos, las obras manifiestan si mi fe es verdadera o falsa. Una fe verdadera hace personas más honestas, misericordiosas y justas. Personas que optan por la vida, la luz y la verdad.

“La perdición consiste en que la luz vino al mundo y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz, porque sus obras eran malas” (Jn 3,19). ¿Le tenemos miedo a la luz? ¿Tenemos miedo a enfrentar la verdad? La luz nos permitirá vernos tal como somos, la verdad nos hará libres. ¿Preferimos las tinieblas a la luz? Es el tiempo de pasar de las tinieblas a la luz, de la infrahumanidad vacía, codiciosa, opresora e injusta, a la humanidad llena de vida, solidaridad y alegría, justa, fraterna, libre y liberadora. ¡Optemos!

Oración

Señor Jesús, te bendecimos por tu presencia viva en medio de nosotros. Te reconocemos como la luz que ilumina nuestra existencia, el camino que nos conduce a la plenitud y la vida que nos colma de felicidad. Gracias por todas las cosas bellas que vivimos siguiendo tus pasos.

Reconocemos que, a veces, la oscuridad domina nuestra vida y caminamos sin sentido, sin rumbo fijo, llenos de temores, de tristezas… reconocemos nuestra fragilidad humana, nuestras limitaciones, nuestras oscuridades, nuestra necesidad de luz, nuestra necesidad de ti. Por eso abrimos totalmente nuestra mente, nuestro corazón, todo nuestro ser para que nos inundes de tu claridad admirable, de tu luz resplandeciente, de tu presencia viva.

Te pedimos que la gracia de tu Espíritu nos ayude a optar decididamente por la luz, para tener vida, vida verdadera, vida en abundancia, vida en plenitud. Que la luz de tu Espíritu inunde nuestra vida personal, nuestros trabajos, nuestras opciones, nuestra conversión… que ilumine nuestra vida familiar, nuestros planes y proyectos, nuestras opciones, nuestras realizaciones… que ilumine nuestra vida comunitaria y eclesial, nuestro compromiso con la historia, nuestra fidelidad a tu plan de salvación… Amén.

Preguntas y Comentarios: Aquí

raya2

Reflexionando para la CUARESMA

¿Qué es la Cuaresma?

CUARESMA: 40 DÍAS CON JESÚS

CUARESMA: REEDIFICAR NUESTRA VIDA

CUARESMA: EL TRIPLE PROGRAMA DEL EVANGELIO

El Camino de la Cruz (El Vía Crucis)

raya2

Liturgia del Domingo

Lecturas    Moniciones     Audio evangelio de hoy

Feria de la Semana

Lecturas    Moniciones     Homilía

Reflexionando con el Diác. Billy Váldez

click2

Hechos que son noticias:

Cercano en la distancia: un año atrás, la primera misa en directo desde Santa Martanuevo1

La acción de gracias del Papa Francisco en Santa María La Mayor a su regreso de Iraq

Mensaje de la Conferencia Episcopal Dominincana: Rechazan aborto

Cuaresma, conversión hacia la ecología integral

Año jubilar de San José

Año dedicado a San José

comp3829 694 1948. Anote este número. Y este correo.e: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y escríbanos para mantenerse informado de las novedades y actualizaciones de esta página.

diosbendiga

Portada guia marzo 2021Itinerario de Evangelización 2021

 

TEMA DEL AÑO:Un pueblo discípulo misionero de Jesucristo, que acoge y vive el Reino de Dios en conversión permanente”

LEMA DEL AÑO: “Acojamos y vivamos el Reino de Dios en permanente conversión”

Marzo:

Lema: “Conviértanse y crean en el Evangelio” (Mc 1, 15)

Valor: CONVERSIÓN PERSONAL Y PASTORAL

raya2

Billy Valdez 22 9 202014 de marzo de 2021Queremos orar contigo, llena el siguiente formulario y estaremos orando por ti y tus necesidades. Dios es quien hace la obra, nosotros te acompañamos clamando por ti: https://www.reflexionandolapalabra.com/index.php/oracion

Visite la Parroquia San Ramón Nonato

EstadisticasContador de visitas:


 Escúchenos en Vivo