26 de julio de 2020XVII Domingo. Tiempo Ordinario. Ciclo A

Color: VERDE

Domingo, 19 de julio de 2020

EL REINO COMO TESORO

Por P. Wilkin Castillo

Agradezco a Dios en este decimoséptimo domingo del tiempo ordinario el darme una vez más la oportunidad para profundizar un poco en su Palabra y poder ofrecer mi humilde punto de vista con relación a dicha Palabra. Es una realidad que cada día el mensaje de Dios se va actualizando para iluminar nuestra vida.

Hoy en el libro de los Reyes se nos expresa lo siguiente: En aquellos días, el Señor se apareció en sueños a Salomón y le dijo: “Pídeme lo que quieras.” Respondió Salomón: “Da a tu siervo un corazón dócil para gobernar a tu pueblo, para discernir el mal del bien, pues, ¿quién sería capaz de gobernar a este pueblo tan numeroso?”

La actitud del Rey Salomón nos da luz para entender que estamos ante un gigante de Dios. Lo primero es que no había en este hombre  ningún tipo de ego ni intención de acumular riquezas y por lo visto se había apropiado de la frase del evangelio de Mateo que Dice: “No  amontonen  tesoros en la tierra, donde hay polilla y herrumbre que corroen, y ladrones que socavan y roban. Amontonen más bien tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que corroan, ni ladrones que socaven y roben. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.”

Por su parte Dios responde a Salomón con la misma generosidad y desprendimiento, dones que galardonaban la vida de Salomón: “te cumplo tu petición: te doy un corazón sabio e inteligente, como no lo ha habido antes ni lo habrá después de ti.” Es decir, muy sencillo y didáctico, recibimos del Señor en la vida lo que damos y ofrecemos a los demás. Si quieres saber y descubrir lo que Dios está preparando para ti investiga y analiza lo que tu estas preparando para los demás.

Es real que un tesoro siempre ha sido considerado como algo muy valioso y de hecho lo es. Por eso hoy Jesús compara el Reino de Dios como un tesoro. Pero cuidado lo que para mí es un tesoro para otros no necesariamente lo es, y esto no quiere decir que el tesoro no tenga su valor. Por eso cabe aquí muy bien la frase bíblica: “Donde está tu tesoro, allí está tu corazón.”

Por todo lo dicho, cuando en la vida descubrimos un tesoro estamos dispuestos a sacrificarlo todo con tal de obtener ese anhelado tesoro.  Es ahí donde hoy Jesús se atreve a decir: “El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo.” La alegría ha de ser en nosotros buscadores de ese gran tesoro llamado Dios un elemento constitutivo y distintivo de nuestro ser cristiano.

 “El reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra.” Hoy más que nunca se nos exige que seamos comerciantes en perlas finas, ya que estamos por obtener a Dios y su reino, un tesoro incomparable y único, realmente la perla más fina que ojo humano haya visto. Por eso surge aquí una pregunta: ¿Qué estoy dispuesto a vender y a sacrificar para compra el Reino de Dios como tesoro?

Quien descubre a Dios y su Reino como tesoro es capaz de venderlo todo para ganarlo todo. Hoy todo el empeño y la destreza mía es identificar a Dios y su reino como mi gran tesoro y canalizar todas mis fuerzas en vista a obtenerlo.  No olvidemos que estamos ante una paradoja de la vida, pues el tesoro que estamos llamados a recibir en el cielo lo empezamos a construir aquí en la tierra.

Otros temas del p. Wilkin Castillo

SOY TRIGO DE DIOS

LA PALABRA COMO SEMILLA

No tengan miedo

Subir a Dios

La Trinidad: Modelo de comunidad

 

Liturgia del Domingo

Lecturas     Moniciones    Audio evangelio de hoy

Feria de la Semana

Lecturas     Homilía

Itinerario de Evangelización 2020

 

VALOR DEL AÑO:

Un pueblo discípulo misionero, que tiene una experiencia personal y comunitaria con Cristo, Palabra encarnada”

 

LEMA DEL AÑO:

“Con Jesús, Palabra encarnada, nuestra vida será transformada”

 

Julio

Lema:  “El que me ve a mi, ha visto al Padre” (Jn 14, 1)

 

Valor:  Paternidad

 

Visítanos en:

redes sicuakes facebookFacebook - redes sicuakes instagramInstagram - redes sicuakes twiterTwitter - redes sicuakes you tubeYou tube

Volver al inicio

Lema de julio 2

26 de julio de 2020

Queremos orar contigo, llena el siguiente formulario y estaremos orando por ti y tus necesidades. Dios es quien hace la obra, nosotros te acompañamos clamando por ti: https://www.reflexionandolapalabra.com/index.php/oracion

Visite la Parroquia San Ramón Nonato


 Escúchenos en Vivo