LA PALABRA COMO SEMILLA

Color: VERDE

Domingo, 12 de julio de 2020

CITAS BÍBLICAS

  • Primera lectura: Zac 9,9-10
  • Salmo Responsorial: 144, 1-2.8-1113cd-14
  • Segunda lectura: Rom 8,9.11-13
  • Evangelio: Mt 11,25-30

Por P. Wilkin Castillo

39Ordin15Hermanos una vez más tenemos el privilegio de reflexionar en torno a la palabra de Dios. Hoy nos reunimos como pueblo de Dios en este domingo decimoquinto (XV) del tiempo ordinario. El objetivo es ser mejores personas y para eso es necesario congregarnos bajo un mismo techo, con fe inquebrantable y mirada fija en Jesús.

En esta reflexión me tomo la libertad de apoyarme en una parte del evangelio de Juan en el cual se nos dice: “En el principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida y la vida era la luz de los hombres”.  Me llama la atención la última frase, en la palabra había vida y la vida era la luz de los hombres.

También la semilla es sinónimo de vida, es una vida que esta oculta y solo hace falta un poquito de nuestro esfuerzo para sacar esa vida, ya lo más difícil se nos ha dado que es la semilla misma y viene de la mano poderosa de Dios.

Por eso hoy el profeta Isaías nos regala una palabra poderosa cuando nos dice: “Como bajan la lluvia y la nieve del cielo, y no vuelven allá sino después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar, para que dé semilla al sembrador y pan al que come, así será mi palabra, que sale de mi boca”.

Por lo visto la palabra como semilla es garantía de buena cosecha, pero ella por sí sola no puede provocar cambio interior en nosotros ni hacer ninguna transformación profunda, necesita de un sembrador y de una buena tierra que eres tú y soy yo que la acoja y la cuide para producir buen fruto.

También en el evangelio de San Mateo, Jesús nos habla de la semilla y del sembrador, nos dice con ternura: “Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, un poco cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron”.  La palabra como semilla jamás puede quedar tirada al borde del camino es muestra y señal clara de una debilidad y dejadez por parte del sembrador, el sembrador ha de ser experto en cuanto a siembra se refiere y el borde del camino no es garantía de cosecha y mucho menos lugar adecuado para sembrar la palabra como semilla.

“Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó”.  xv domingo yoEn ese proceso de siembra el sembrador ha de encontrarse también con ese terreno pedregoso que puedo ser yo o cualquiera de ustedes, pero hay algo y no podemos perderlo de vista el problema aquí es el terreno no la semilla, la semilla está en mis manos y por demás es buena semilla, el poder está en la semilla y por lo tanto el empeño hay que ponerlo en adecuar ese terreno pedregoso y saber vender y ofertar mi semilla que es de la mejor calidad y ante una semilla tan buena no hay terreno pedregoso que se resista y se niegue a dar buena cosecha.

“Otro poco cayó entre zarzas, que crecieron y lo ahogaron. El resto cayó en tierra buena y dio grano: unos, ciento; otros, sesenta; otros, treinta.” El que la zarza ahogue mi semilla no es culpa de la zarzas, ni culpa de la semilla, es culpa mía, soy sembrador y a la vez estoy llamado a convertirme en centinela de esa siembra, no es sembrar por sembrar, la semilla es buena y no hay ninguna duda, pero necesita de cuidado y dedicación constante  para dar la cosecha esperada. Nos toca lo más fácil, sembrar, cuidar y producir.

Otros temas del p. Wilkin Castillo

No tengan miedo

Subir a Dios

La Trinidad: Modelo de comunidad

Liturgia del Domingo

Lecturas     Moniciones     Homilía

Feria de la Semana       Lecturas    

Itinerario de Evangelización 2020

 

VALOR DEL AÑO:

Un pueblo discípulo misionero, que tiene una experiencia personal y comunitaria con Cristo, Palabra encarnada”

 

LEMA DEL AÑO:

“Con Jesús, Palabra encarnada, nuestra vida será transformada”

 

Julio

Lema:  “El que me ve a mi, ha visto al Padre” (Aparecida 241)

 

Valor:  Paternidad

 

Visítanos en:

redes sicuakes facebookFacebook - redes sicuakes instagramInstagram - redes sicuakes twiterTwitter - redes sicuakes you tubeYou tube

Volver al inicio

Lema de julio 239Ordin15

 

 


 Escúchenos en Vivo